10 CONSEJOS PARA CONTROLAR LA DIABETES

Más común de lo que crees, la diabetes es una enfermedad que afecta a adultos y niños y trae muchas preocupaciones. Pensando en ello, decidimos traer un contenido con consejos para que controles la enfermedad y vivas bien.

¿Qué es?

La diabetes es una enfermedad crónica que se caracteriza por el aumento de azúcar en la sangre.

Tipos de diabetes:

En la mayoría de los casos, la diabetes se produce a lo largo de la vida, lo que se conoce como diabetes de tipo 2, consecuencia principalmente de los malos hábitos alimentarios, pero también puede surgir desde el nacimiento.

Además de los tipos 1 y 2, también existe la diabetes gestacional, que aparece durante el embarazo, y la prediabetes, que es cuando el nivel de azúcar en sangre es alto, pero aún no ha alcanzado el nivel para ser considerado una persona diabética, propiamente dicha.

Al principio, generalmente, no hay síntomas. La alteración de la glicemia se produce y al cabo de los años empiezan a aparecer los signos.

Síntomas de la diabetes:

  • Pérdida de peso
  • Orinar constantemente
  • Sentirse muy hambriento
  • Mucha sed
  • Visión borrosa
  • Dificultad para curar las heridas
  • Infecciones de la piel
  • Problemas vaginales
  • Factores de riesgo
  • Mala alimentación
  • Estilo de vida sedentario
  • Factores genéticos
  • Obesidad
  • Aumento del perímetro abdominal
  • Aumento de la edad
  • Presión arterial alta
  • Colesterol
  • Diabetes gestacional
  • Ovarios poliquísticos

Para controlar la diabetes:

1 – Tener una dieta saludable

La dieta es fundamental en el control de la enfermedad. Los diabéticos deben consumir alimentos ricos en fibra, frutas como las fresas, el melón y el aguacate, por ejemplo, verduras frescas y cereales integrales. Cuanto menos azúcar se consuma, mejor.

2 – Evitar permanecer demasiado tiempo sin comer

Los diabéticos no deben pasar más de 3 horas sin comer. Cuando esto ocurre, hay grandes posibilidades de que la diabetes se desregule y se produzca una hipoglucemia, una bajada de azúcar en sangre, que puede llevar a la pérdida de conciencia e incluso a un estado de coma. Lo indicado es hacer de 4 a 6 comidas al día, con un intervalo de 2 a 4 horas para evitar la hipoglucemia.

3 – Mantenga su peso ideal

Mantener el peso ideal según los estándares de edad, sexo y altura es importante para regular la glucemia. Las personas con diabetes que tienen sobrepeso u obesidad pueden tener un control deficiente de la glucosa en sangre debido a la menor captación de glucosa por parte de la insulina y corren un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

4 – No fumar

La nicotina puede alterar los niveles de glucosa en sangre y dificultar el control de la diabetes.

5 – Mantener la presión arterial bajo control

La diabetes y la presión arterial tienen una relación importante. Con el tiempo, la diabetes hace que las arterias del cuerpo se vuelvan más rígidas y, si la presión arterial no se controla, hay posibilidades de desarrollar una presión arterial alta, lo que aumenta también la posibilidad de sufrir un accidente cerebrovascular.

6 – Reduzca su consumo de alcohol

Consumir alcohol en exceso puede provocar hipoglucemia o hiperglucemia debido a la sobrecarga del hígado, responsable de controlar el azúcar en la sangre, que en este caso, también metaboliza el alcohol.

7 – Evitar los dulces

El consumo de dulces puede aumentar la glucosa en sangre, desregulando y aumentando así los riesgos de complicaciones de la diabetes. Lo mejor es no comer dulces, pero en caso de hacerlo, la recomendación es que sea después de una comida salada.

8 – Anotar los valores de glucosa en sangre

Anote los valores verificados de la glucemia antes y después de las comidas. Esto puede ayudarle a comprender qué alimentos pueden consumirse sin que supongan un riesgo para su salud y cuáles deben evitarse.

9 – Evite comer algunas frutas de forma aislada

Evita las frutas con alto contenido en hidratos de carbono, como el caqui, los higos, la fruta del conde, la papaya y los frutos secos, por ejemplo. Apuesta por las frutas de las que puedes comer la cáscara o la pulpa y las ricas en fibra, como la mandarina, la manzana, la pera, el kiwi y la naranja. La fibra de la fruta reduce la velocidad con la que el azúcar de la fruta se absorbe en el organismo y esto ayuda a mantener los niveles de glucosa en la sangre bajo control.

10 – Practicar actividad física con regularidad

El hábito del ejercicio físico ayuda a disminuir los niveles de grasa en la sangre, controla el peso, mejora la circulación sanguínea, e incluso ayuda a un mejor flujo de sangre al corazón.

(Visited 48 times, 1 visits today)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *