Pelagra, conozca la enfermedad causada por la carencia de vitamina B3

La pelagra se desencadena cuando el organismo recibe cantidades bajas de vitamina B3. Consulte los síntomas, las causas y el tratamiento de esta enfermedad.

pelagra

¿Qué es la pelagra?

La pelagra es una enfermedad rara, que se desencadena cuando el organismo tiene un déficit de niacina y triptófano.

La niacina, o vitamina B3, es esencial para el desempeño de diversas funciones corporales, como mejorar la circulación sanguínea, reducir el colesterol, ayudar a controlar la diabetes, aliviar las migrañas, etc.

Cuando está en déficit, afecta significativamente al sistema digestivo, a los nervios y a la piel, provocando diarrea, alteraciones neurológicas, pérdida de memoria, dermatitis, entre otras muchas.

El triptófano, en cambio, es un aminoácido que puede ser transformado por el organismo en niacina y cumplir su función. Sin embargo, cuando es baja, no puede compensar esta deficiencia.

En general, la deficiencia de niacina y triptófano en el organismo se debe al bajo consumo de alimentos que contienen estas dos sustancias. Sin embargo, hay casos en los que este problema se debe a una mala absorción por parte del intestino, condición que puede estar asociada a la enfermedad de Crohn.

En este artículo encontrará más detalles sobre la pelagra, incluyendo sus causas, factores de riesgo, síntomas, diagnóstico y tratamientos. Así que sigue leyendo y despeja todas tus dudas sobre esta enfermedad.

¿Qué causa la pelagra?

Como hemos dicho, la pelagra es una enfermedad desencadenada por niveles bajos de vitamina B3 en el organismo. Por ello, puede tener dos causas principales, una primaria y otra secundaria.

Pelagra primaria

La pelagra primaria está causada por un consumo inadecuado de alimentos ricos en niacina y triptófano, como las verduras, la carne, el pescado y los huevos.

Pelagra secundaria

La pelagra secundaria se produce cuando el organismo no absorbe correctamente la vitamina B3, lo que puede ocurrir debido al uso de algunos medicamentos, la desnutrición, el consumo excesivo de alcohol, los trastornos gastrointestinales y otras afecciones relacionadas.

¿Cuáles son los factores de riesgo para el desarrollo de esta enfermedad?

Además de la dieta inadecuada y la deficiente absorción de niacina y triptófano por parte del intestino, existen otros factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar pelagra, que son

  • El alcoholismo;
  • Trastornos alimentarios, especialmente anorexia
  • Problemas y enfermedades del aparato digestivo, como la enfermedad de crohn y algunos cánceres
  • Diagnóstico de la enfermedad de hartnup, una rara patología hereditaria que afecta gravemente a la absorción de triptófano por los riñones y el intestino.

¿Cuáles son los principales síntomas de la pelagra?

Los principales síntomas de la pelagra son los llamados 3D: demencia, dermatitis y diarrea. Cabe señalar que no aparecen necesariamente en este orden. Además, la intensidad de estos síntomas suele variar de una persona a otra.

A estos se suman una serie de otros signos que pueden ser indicativos de pelagra. Los más recurrentes en los pacientes con esta enfermedad son

  • Náuseas persistentes, que pueden ir acompañadas de vómitos;
  • Calambres abdominales
  • Pérdida de apetito
  • Indigestión;
  • Problemas cognitivos
  • Desorientación
  • Confusión mental
  • Dolores de cabeza;
  • Pérdida de memoria;
  • Cambios de humor
  • Fatiga constante e intensa
  • Debilidad
  • Pensamientos delirantes
  • Depresión severa
  • Lesiones cutáneas de aspecto escamoso
  • Lesiones cutáneas simétricas tras la exposición al sol
  • Lesiones y grietas en los pies no relacionadas con lesiones o con el uso del calzado
  • Enrojecimiento en la región de la cara, con forma similar a las alas de una mariposa
  • Picor y enrojecimiento en el dorso de las manos
  • Aparición de ampollas en la piel;
  • Oscurecimiento o engrosamiento de la piel.

En cuanto una persona note alguno de los síntomas que acabamos de mencionar, es esencial que busque ayuda médica.

No hacerlo contribuye a la progresión de la enfermedad que, en casos graves, puede hacer que el paciente desarrolle estados de delirio, evolucione a un estado de coma y luego a un fallo orgánico múltiple, causando la muerte.

¿Cómo se diagnostica y trata esta enfermedad?

El diagnóstico de la pelagra se realiza a partir del análisis de los signos y síntomas que presenta el individuo, seguido de análisis de sangre y orina. También se tienen en cuenta sus hábitos alimentarios y, por lo general, se solicitan exámenes de imagen y biopsias de algunas partes de la piel afectadas para descartar otras enfermedades que presenten síntomas similares.

En cuanto al tratamiento, se basa en la sustitución de la vitamina B3. Para ello, el médico y el nutricionista guiarán al paciente para que realice cambios en su estilo de vida y, principalmente, para que adopte una dieta saludable.

Durante el tratamiento de la pelagra, es esencial que el paciente se abstenga de beber alcohol, ya que el consumo de esta sustancia afecta a la absorción de vitaminas por parte del organismo. En la mayoría de los casos, se recetan suplementos nutricionales con vitaminas del grupo B y triptófano.

(Visited 44 times, 1 visits today)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *