DIVERTICULITIS QUÉ ES, SÍNTOMAS Y CÓMO TRATARLA

La diverticulitis es una inflamación intestinal tratable, sin embargo, si no hay un diagnóstico adecuado y un tratamiento eficaz, puede causar graves complicaciones.

¿Ha oído hablar alguna vez de la diverticulitis? Los problemas intestinales son comunes en todo el mundo, y afectan a las personas principalmente en la edad adulta. Son patologías que provocan síntomas desagradables y son capaces de comprometer la calidad de vida y el bienestar.

En este sentido, una de las enfermedades intestinales que más afectan a las personas es la diverticulitis, causada por la inflación interna de la pared intestinal; es un problema grave que requiere atención médica para tener tratamientos eficaces y evitar complicaciones.

Si quieres entender más sobre el tema y saber cómo afrontar los problemas que afectan a tu salud, ¡te ayudamos! Continúe leyendo este contenido y compruebe qué es la diverticulitis, cuáles son sus causas, síntomas, tratamientos y cómo prevenir este problema para mantenerse sano.

¿Qué es la diverticulitis?

La diverticulitis es una enfermedad que afecta al intestino grueso, causada por la inflamación o la infección de los divertículos (pequeñas estructuras o bolsas presentes en las paredes del intestino), que se forman principalmente con el paso del tiempo, siendo más frecuentes a partir de los 40 años.

Por lo tanto, la diverticulitis se manifiesta con diferentes signos, y puede ser leve o más intensa, según el estado del paciente. Se trata de un problema muy desagradable que requiere un seguimiento clínico para evitar que la situación evolucione a casos graves.

¿Cuáles son los síntomas?

En algunos casos la diverticulitis comienza de forma asintomática y con el tiempo el individuo puede tener la manifestación de síntomas. Por lo general, todo comienza de forma leve, confundiéndose con problemas sencillos, sin embargo, puede evolucionar hacia situaciones graves.

En este sentido, los principales síntomas de la diverticulitis son

  • Escalofríos;
  • Diarrea o estreñimiento;
  • Dolor abdominal, que puede permanecer durante días
  • Fiebre
  • Náuseas y vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Sangrado en las heces
  • Sensibilidad en el lado izquierdo del abdomen.

La intensidad y la variedad de los síntomas de la diverticulitis pueden variar según la gravedad de la inflamación y los antecedentes del paciente. Sin embargo, es importante acudir al médico si notas que algunos de los signos se manifiestan de forma intensa y continua.

¿Cuáles son las causas?

Los divertículos son estructuras que se forman en el intestino, en la porción final del colon, y cuando se inflaman, caracterizan la diverticulitis. Estas inflamaciones o infecciones pueden producirse por varias razones, desde la falta de una alimentación adecuada hasta el comportamiento a lo largo de la vida.

Las principales causas y factores de riesgo de la diverticulitis son

  • Edad, generalmente personas de más de 40 años;
  • Obesidad
  • Fumando;
  • Estilo de vida sedentario
  • Falta de fibra en la dieta
  • Consumo de alimentos grasos;
  • El uso de fármacos como los esteroides, los opioides y ciertos antiinflamatorios.

Además de estos factores, la falta de hidratación adecuada a lo largo de la vida favorece la aparición de diverticulitis, así como el estreñimiento crónico. Estas condiciones conducen a la producción de heces poco hidratadas y provocan la infección de los divertículos, lo que causa la enfermedad.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Cuando un individuo nota la manifestación de los síntomas o tiene algún antecedente de la enfermedad, es esencial buscar un médico inmediatamente. De esta manera, es posible hacer un análisis detallado del cuadro y de todos los síntomas e intensidad que se presentan.

En este sentido, el médico realiza una evaluación clínica del paciente, plantea toda la historia y solicita la realización de exámenes, especialmente una tomografía de la región. Con los resultados, el especialista determina el diagnóstico de forma precisa, es decir, si se trata de una diverticulitis aguda o crónica.

De este modo, se orienta al paciente hacia el tratamiento adecuado y de acuerdo con todas las características de la afección y la enfermedad. Esto también puede implicar un cambio de hábitos para acelerar la recuperación y ayudar a eliminar la inflamación que causa la diverticulitis.

¿Cómo prevenir la diverticulitis?

Hasta ahora se ha visto que la diverticulitis es una enfermedad causada por una infección en el intestino y que provoca síntomas desagradables. Sin embargo, es una afección que puede prevenirse adoptando algunos hábitos a lo largo de la vida, que ayudan a promover la salud de forma integral.

Aunque parezca sencillo y lo recomienden todos los especialistas y profesionales de la salud, la adopción de hábitos saludables es fundamental, tanto para prevenir la diverticulitis como para llevar una vida sana, ayudando a evitar diversas complicaciones.

Aprenda a prevenir la diverticulitis

Mantener una dieta saludable

Una dieta equilibrada y saludable es importante por varios factores y contribuye a evitar enfermedades como la diabetes, la hipertensión, la obesidad y otras. Además, es una forma eficaz de prevenir la diverticulitis, especialmente introduciendo en el menú diario alimentos naturales ricos en fibra.

Evite fumar

Fumar es extremadamente perjudicial no sólo para el sistema respiratorio, sino para toda la salud. Por lo tanto, evitar el tabaco contribuye a la prevención de enfermedades respiratorias graves y también ayuda a evitar problemas de diverticulitis a lo largo de la vida.

Ejercicio

Otro hábito preventivo eficaz es la práctica regular de ejercicios físicos, que ayuda a acelerar el metabolismo y a optimizar el funcionamiento del sistema digestivo. Por lo tanto, consulte a un médico y realice actividades y deportes de acuerdo con su perfil, para una prevención segura y eficaz.

Mantener una hidratación adecuada

La falta de hidratación es una de las principales causas de varios problemas intestinales y contribuye significativamente a los casos de diverticulitis. En este sentido, es fundamental ingerir la cantidad adecuada de agua diariamente y mantener el cuerpo hidratado en todo momento.

El estilo de vida tiene una responsabilidad esencial en la prevención de la diverticulitis, por lo tanto, evitar los excesos, el consumo de alimentos grasos, dejar de fumar y practicar actividades físicas son actitudes eficientes para eliminar los riesgos de varios problemas de salud y asegurar un envejecimiento saludable.

¿Cómo son los tratamientos de la diverticulitis?

Aunque la diverticulitis es una enfermedad que provoca síntomas desagradables y puede desarrollarse de forma crónica, es tratable. Por lo tanto, siguiendo un tratamiento adecuado el paciente puede eliminar la inflamación y recuperar la calidad de vida.

En este contexto, los tratamientos para la diverticulosis consisten en la prescripción de medicamentos antibióticos para controlar la infección y analgésicos para aliviar el dolor abdominal, que se administran en la rutina diaria del paciente para combatir los principales síntomas.

Además, los médicos también determinan la reeducación dietética, es decir, la inserción inicial de una dieta pastosa rica en fibra. Una vez resuelto el problema, una dieta equilibrada y saludable debe formar parte de la rutina del paciente, para evitar posibles nuevas inflamaciones.

El seguimiento del estado de salud es esencial, tanto para actuar de forma preventiva como para disponer de una orientación y una medicación de calidad. Es una forma importante de eliminar los riesgos de tener complicaciones y garantizar tratamientos eficaces para preservar su integridad.

(Visited 49 times, 1 visits today)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *