9 CAUSAS DE LA TOS SECA PERSISTENTE

La tos es una reacción natural del organismo humano. Se trata de un mecanismo, reflejo y de defensa, cuyo objetivo es expulsar los cuerpos extraños que, por diversos motivos, pueden entrar en las vías respiratorias.

Sin embargo, la tos seca persistente -especialmente durante un periodo superior a 3 semanas- puede indicar alguna enfermedad y requiere atención médica lo antes posible.

En general, la causa más frecuente de la tos son las infecciones causadas por bacterias o virus, principalmente en los meses más fríos del año.

Sin embargo, hay otras razones que llevan al cuerpo a tener esta reacción, como la contaminación, la baja humedad del aire, el tabaquismo, las alergias, los agentes químicos, entre otros.

Consulta en este artículo las 9 principales causas de la tos seca persistente, los tratamientos indicados para cada una y mucha más información sobre el tema.

¡Sigue leyendo y ten más calidad de vida!

Tipos de tos

Antes de hablar de las razones que desencadenan la tos seca persistente, es muy importante que entienda los tipos de tos que usted o alguien de su familia puede tener.

Esta información es esencial, ya que influye en el tratamiento necesario para resolver o al menos aliviar el problema.

Básicamente, hay dos clasificaciones: 

Tos de corta duración, o tos aguda

La tos de corta duración, también llamada tos aguda, es una tos que dura hasta 3 semanas. En la mayoría de los casos es de origen infeccioso y está directamente relacionado con el invierno. En esta clasificación se incluyen las toses derivadas de resfriados, alergias y gripe.

Tos prolongada o persistente

La tos de larga duración, también llamada tos persistente, es la que supera las 3 semanas.

La tos subaguda es la que dura entre 3 y 8 semanas. La tos crónica es la que dura más de 8 semanas y, en general, está relacionada con enfermedades crónicas o malos hábitos.

Las 9 causas principales de la tos seca persistente

La tos seca persistente se considera de larga duración. También puede denominarse tos no productiva, ya que no produce mucosidad.

Sin embargo, esta condición tiende a ser bastante dolorosa debido a la fricción que provoca en la garganta. Esto suele causar irritación en esta zona, e incluso puede hacer que la voz de la persona sea ronca después de un ataque de tos. Entre las principales causas de la tos seca persistente se encuentran:

Alergias

Las alergias suelen ser la causa más común de la tos seca persistente. Esto se debe a que, en general, son difíciles de curar por completo.

El polvo, el humo, los olores, los pelos de animales domésticos como perros y gatos, el polen de las flores y otros son algunos ejemplos de lo que puede provocar la tos en una persona alérgica.

Asma

La tos seca persistente es uno de los principales síntomas del asma y suele ir acompañada de sibilancias en el pecho y dificultad para respirar, especialmente durante la noche.

Reflujo gástrico

El reflujo gástrico se produce cuando el líquido que debería permanecer en el estómago vuelve hacia el esófago y la laringe. Esta afección suele estar relacionada con el tipo de alimentos que ingiere una persona, y tiende a aparecer tras el consumo de alimentos muy ácidos o picantes.

El reflujo gástrico puede ser una de las causas de la tos seca persistente, ya que irrita la garganta. Por lo tanto, cuanto más tiempo sufra la persona de este problema, más comunes pueden ser los episodios de tos.

Problemas cardíacos

Poca gente lo sabe, pero los problemas cardíacos también pueden causar una tos seca persistente. Esto ocurre porque, cuando el corazón tiene dificultades para realizar su función, envía al cuerpo una alerta en forma de tos.

Esta condición se manifiesta principalmente cuando la persona se acuesta, porque en esta posición hay un aumento del retorno sanguíneo al corazón que, a su vez, aumenta el flujo pulmonar y estimula el reflejo de la tos.

Fumar

Los fumadores son mucho más propensos a desarrollar una tos seca persistente que las personas que no tienen este hábito. La razón es que las sustancias presentes en los cigarrillos y el calor del humo inhalado provocan una irritación constante en las vías respiratorias.

Con el paso del tiempo, no es raro que esta tos evolucione y se agrave, pudiendo desencadenar enfermedades graves como la EPOC, Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, que compromete totalmente la salud y la calidad de vida del individuo.

Contaminación

Las personas que están expuestas durante mucho tiempo a la contaminación, ya sea por la región donde viven o por el trabajo que realizan, pueden tener más irritación en la garganta y tener el reflejo de la tos constantemente estimulado.

Tuberculosis

En general, la tos causada por la tuberculosis es productiva, es decir, acompañada de fluidos. Sin embargo, hay casos en los que el paciente presenta una tos seca persistente. Por ello, es fundamental investigar la afección, especialmente si han pasado más de 3 semanas desde el inicio de este síntoma.

Neumonía

Causada por virus, hongos o bacterias, la neumonía es una infección pulmonar que afecta a diferentes estructuras pulmonares.

Aunque los cuadros de tos de esta patología son de corta duración, hay situaciones en las que la persona puede presentar episodios de tos seca persistente. Por lo tanto, es importante acudir al médico si se sospecha de esta enfermedad.

Inhalación de objetos pequeños

La inhalación de objetos pequeños por la boca o la nariz puede ser una de las causas de la tos seca persistente.

Por ello, los padres y cuidadores deben estar atentos cuando el niño empieza a toser mucho, sin que esté relacionado con una enfermedad como la gripe o el resfriado.

Cuando esto ocurre, puede ser que el cuerpo del niño esté intentando expulsar el objeto a través del reflejo de la tos.

Formas de tratar la tos seca persistente

Las formas de tratar la tos seca persistente dependen de su causa. Sin embargo, hasta que se identifique y se cure, hay algunas buenas prácticas que puedes adoptar para aliviar las molestias, que son:

  • Beber mucha agua para mantener las vías respiratorias lubricadas e hidratadas;
  • Beber alguna bebida caliente, como el té de menta es muy bueno para calmar la tos;
  • Utilizar recursos que ayuden a purificar el aire del ambiente, por ejemplo, dispositivos para este fin o una simple palangana con agua;
  • Evitar permanecer demasiado tiempo en lugares con aire acondicionado;
  • Evitar el contacto con agentes que desencadenan la tos, como el polvo y los animales;
  • Adoptar buenos hábitos, como dejar de fumar.

Es muy importante destacar que si ninguno de estos recursos surte efecto y la tos persiste durante más de 3 semanas, es imprescindible buscar ayuda médica, sobre todo si este cuadro se acompaña de

  • Fiebre superior a 38 grados;
  • Dificultad para respirar
  • Falta de aire constante
  • Cansancio
  • Pérdida de peso sin motivo justificado
  • Dolor muscular
  • Presencia de sangre o mucosidad de color oscuro.
(Visited 45 times, 1 visits today)

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *